UNIDAD MULTIDISCIPLINAR DE TRATAMIENTO DE DOLOR

MÚSCULOESQUELÉTICO

 

Esta es una unidad de superespecialización médica, formada por un equipo

multidisciplinario y dirigida por el Dr. Ortega, dedicado al diagnóstico y tratamiento de trastornos que cursan con dolor, especialmente de carácter crónico (evolución de más de 90 dias).

 

El tratamiento del dolor crónico, parte de un diagnóstico clínico de las causas de producción

del dolor, a nivel del funcionamiento de las vías nerviosas que intervienen en su producción,

y se centra en procedimientos que tienen como finalidad curar el dolor a través de

procedimientos que regularizan sus sistemas de transmisión.

Para lograr esta modulación permanente o duradera, se usan técnicas mínimamente

invasivas que tienen como resultado una disminución prolongada o permanente del dolor,

que pueden se basan en bloqueos nerviosos, radiofrecuencia, fármacos etc.

Adicionalmente, los tratamientos del dolor se apoyan en las indicaciones de estilos de vida,

cuidados y mantenimiento de la salud física y psíquica que se presentan de forma específica

en cada caso.

La actividad de la unidad consiste en consultas diagnósticas y valoración protocolizada de

diferentes tipos de dolor. Adicionalmente, ajustando a las necesidades de cada paciente, se

realizan tratamientos con fámacos que actuan sobre las causas del dolor, tratamientos con

bloqueos nerviosos de las zonas que presentan dolor ( anestésicos locales, toxina botulínica,

corticoides, ozono), tratamientos con procedimientos de radiofrecuencia que modulan la

actividad de territorios sensoriales, procedimientos de denervación, sistemas de

administración de fármacos a través de Iontoforesis, bombas de infusión, sistemas de

estimulación eléctrica (Electrodos, PENS, Alta frecuencia).

 

Disponemos de los dispositivos más avanzados y en permanente actualizacián para poder

emplear el más adecuado para cada patología.

 

Los tratamientos se realizan en consulta, salas de despertar, quirofanos de hospital de día

y/o quirófanos centrales dependiendo de las necesidades de cada paciente. La mayoría de

los tratamientos se realiza de forma ambulatoria.

 

La mayor parte de los tratamientos percutaneos contra el dolor realizados por los profesionales

del grupo ACAL se realizan mediante guía ecográfica, lo que supone una avance en la

identificación de la lesión a tratar, evita efectos adversos relacionados con el uso de

radiología o radioscopia convencional y aporta una mayor sencillez al procedimiento.

Nuestra larga experiencia profesional y docente en estos tratamientos invasivos nos ha

 permitido ser pioneros en muchas de esas técnicas así como referentes para otros

profesionales que están aprendiendo.

 

Posteriormente a los tratamientos, se realizan consultas de seguimiento y control de la

evolución de cada paciente, durante lapsos de tiempo que varían dependiendo de la

curación, mejoría y evolución de los pacientes, con la intención de evitar recaídas.

 

 


DOLOR MIOFASCIAL

 

El dolor miofascial es la patología más frecuente de los pacientes que acuden a una clínica

por dolor y es posible que muchos procesos de dolor crónico estén afectados también por

dolor miofascial. La consideración de la musculatura como origen de dolor se ha tenido en

cuenta en los síndromes de dolor agudo, pero se le ha dado menos importancia en el dolor

crónico. La afectación muscular en la patología crónica sea añadida a otros problemas

(radiculopatías, síndromes facetarios, dolor postquirurgico) por lo que el tratamiento debe

enfocarse hacia el tratamiento conjunto de las causas que producen el dolor. Es frecuente la

asociación de más de un músculo en la producción de dolor. La historia detallada del dolor,

su localización y los mecanismos agravantes del mismo, nos permitirán llegar a la

identificación de los músculos afectados. La posibilidad de apoyar el diagnostico con una

exploración ecográfica de las zona de dolor puede indicarnos de forma más precisa y de

forma dinámica la diana muscular a tratar, así como depositar el anestésico local o la toxina

 botulínica en los músculos profundos de la zona lumbar.

 

DOLOR ARTICULAR

 

Con bastante frecuencia, pacientes ancianos no pueden beneficiarse de la cirugía ortopédica

articular de reposición (prótesis) u otro tipo de cirugía, dada su avanzada edad y sus

condiciones físicas. En estos casos, la utilización de radiofrecuencia pulsada intraarticular,

por la introducción de pequeños electrodos en la articulación o la ozonoterapia

intraarticular pueden proporcionar un alivio prolongado a estos pacientes y devolverles la

movilidad y la calidad de vida que perdieron. También gracias a la radiofrecuencia

convencional, pulsada o radiofrecuencia fría podemos realizar una denervación de la

articulación reduciendo las aferencias nerviosas sensibilizadas en un articulación con dolor

articular crónico.

Los efectos antiinflamatorios del ozono se vienen utilizando desde hace muchos años en

procesos osteoarticulares como alternativa a tratamientos convencionales. En procesos

dolorosos moderados puede considerarse su empleo en casos seleccionados, especialmente

 en paciente con grandes contraindicaciones al tratamiento con corticoides (diabéticos,

hipertensos, patología digestiva).

 

 


DOLOR NEUROPATICO Y POSQUIRURGICO

 

Algunas enfermedades virales como el herpes zoster, metabólicas como la diabetes, de

drogodependencia, postraumáticas y de origen desconocido, determinan lesiones en el

sistema nerviosos que producen dolor crónico neuropático de fuerte intensidad.

Su tratamiento se basa fundamentalmente, en la neuromodulación (reposición de la función

nerviosa normal) en las lesiones producidas en el nervio, que son causantes del dolor

espontaneo (focos ectópicos).

Para neuromodular disponemos de varios procedimientos,

farmacológicos, estimulación nerviosa inhibitoria (PENS, estimulación epidural),

radiofrecuencia convencional y pulsada, procedimientos a través de administración

mediante parches anestésicos, etc. La estimulacién eléctrica del sistema nervioso mediante

pequeños electrodos implantados de forma percutánea y ambulatoria permite tratar casos

desesperados de dolor que no responden a ningun otro tratamiento, como secuelas de

cirugía, neuropatías periféricas o dolor isquémico en miembros inferiores.

 

Tras algunas intervenciones, se puede desarrollar un cuadro clínico de síndrome de dolor

regional complejo que debe ser tratado de forma multidisciplinar con especial atención al

tratamiento del dolor. La realización de técnicas de neuromodulación a través de bloqueos

simpáticos y terapias farmacológicas específicas podemos recuperar la funcional de los

miembros afectados.

 

TÉCNICAS INTERVENCIONISTAS

 

Bloqueos musculares diagnósticos y terapéuticos con anésticos local o toxina botulínica:

Trapecio, esplenios, psoas, cuadrado lumbar, piramidal.

Bloqueos interfasciales.

Infiltraciones epidurales interlaminar o caudal. Epidurolisis para tratamiento de estenosis de

canal y fibrosis postquirúrgicas.

Bloqueos nerviosos selectivos ( raíz lumbar o cervical. nervio supraescapular, occipital mayor,

nervio pudendo, ciático...)

 • Bloqueos facetarios diagnósticos:

 • Ramos mediales posteriores lumbares

 • Ramos mediales posteriores torácicos

 • Ramos mediales posteriores cervicales

 • Bloqueos articulares.

 • Bloqueos simpáticos: lumbar o ganglio estrellado.

 • Bloqueos craneofaciales.

 • Técnicas de radiofrecuencia pulsada o convencional ( tratamiento del hombro doloroso,

 

cadera, rodilla, facetas cervicales y lumbares).

 • Estimulación eléctrica transcutánea ( PENS).

 • Iontoforesis transcutánea ( administración de mediación sin punción).

 • Ozonoterpia.

 • Estimulación prueba test

o Medular – Cordones posteriores

o Nervio periférico

o Plexo periférico

o Nervios cadena simpática

o Subcutánea o transcutanea

 • Estimulación implante definitivo

o Medular – Cordones posteriores

o Nervio periférico 

o Plexo periférico